Volumen Vs Sonoridad (2ª Parte)

Ejemplos Sonoros

Para concluir con la diferencia entre Volumen y Sonoridad, he escogido una canción de Carlos Vudú, uno de mis artísticas favoritos, y una de esas canciones que “enamoran” nada más oirlas.

Esta canción junto con otras dos las grabamos por 2007, una tarde para grabarlas y otra para mezclarlas, la siguiente grabación se realizo en otro estudio profesional, creo que por el 2009 cuando ya era Carlos Vudú y el Clan Jukebox. La canción Lluvia de Octubre es una buena candidata al estar grabadas con los dos conceptos, y siendo más o menos la misma canción. Creo que esta canción como mínimo se merece ser compartida por su calidad y su calidez.

Muestra de la Introducción:
Versión 1ª : menor volumen y mas sonoridad.
Versión 2º: mayor volumen y menos sonoridad.

Muestra de Subida/Climax:
Versión 1ª : la sonoridad de la canción crece con su climax .
Versión 2º: la sonoridad de la canción se mantiene estable.

Os dejo un enlace youtube con un pequeño video donde he puesto todas las muestras y la canción, os recomiendo descargar las muestras para que podais ver y experimentar con vuestro procesador de sonido.

Anuncios

Volumen Vs Sonoridad (1ª Parte)

La percepción del Volumen, Intensidad y Sonoridad,es una de las primeras lecciones  de un buen libro de sonido, una de las primeras asimiladas por su facilidad de comprension y a su vez, una de las primeras en “no” tener presente y “no” sacar el máximo rendimiento en una grabación o mezcla.

Una definición sobre estos términos (cortesía de wikipedia):

El volumen es la percepción subjetiva que el ser humano tiene de la potencia de un determinado sonido. La Intensidad del sonido se define como la cantidad de energía (potencia acústica) que atraviesa por segundo una superficie (a mayor potencia mayor volumen). Sin embargo, no hay que confundir volumen con Sonoridad, que es la percepción subjetiva de la intensidad.

¿Podemos explicarlo y entenderlo de otra forma?

 La Sovolumen Anoridad está íntimamente ligada con el concepto de Calidad que tenemos de una grabación o instrumento musical.

Si comparamos dos sonidos iguales al mismo volumen, aquel que tenga una mayor riqueza armónica, nos ofrecerá la sensación subjetiva de mayor profundidad, amplitud y volumen. Es la principal diferencia entre un instrumento bueno o malo: no tiene por qué sonar más fuerte una guitarra que otra, pero la sensación psicoacústica puede ser distinta, dependiendo de su riqueza armónica.

Por poner un ejemplo:una guitarra Marca Gibson, al compararla en (términos de sonido) con una imitación “barata”, tendremos al mismo volumen una sensación distinta de su “profundidad, amplitud y volumen”, el mismo caso se puede traspasar a un amplificador, batería, previo, disco, etc…

Las técnicas para crear una mayor sonoridad (aparte de la calidad de nuestra cadena de grabación), es la forma de grabar los instrumentos, y en menor medida de mezclarlos. La mezcla en sí misma, proporciona sonoridad en general, pero siempre limitada a la sonoridad en particular de los instrumentos, si están grabados con una sonoridad pobre, pocos milagros se pueden hacer.

Por desgracia, los últimos grandes avances sobre sonoridad, se realizaron en la década de los 60 con el famoso “Muro Sonico” de Phil Spector en un intento de aplicar la sonoridad de una orquesta a un grupo de Pop Rock.Desde entonces las técnicas han mejorado muy poco, o mejor dicho, se ha avanzado en esta dirección, que al fin y al cabo, es el que nos dará un sonido natural, agradable y rico. Nos ha preocupado mas la monocompatibilidad  y la relación de fases de distintas fuentes sonoras, siendo pocos los caminos que se alejan de esta dirección.

Productor Musical VS Técnico de Sonido

Por qué necesitamos estudiar música además de sonido.

¿Por qué necesitamos estudiar música además de sonido si queremos ser un buen productor?.

En estos últimos años, gracias a las campañas de marketing de distintos productos relacionados con el sonido, hemos cambiado la denominanión del técnico de sonido, por productor, es fácil encontrar cualquier comentario tipo “llevo 4 años producciendo…..”, en vez de “llevo 4 años mezclando”,y últimamente están sustituyendo en nombre y no en trabajo a la idea de producción clásica, relacionada con la música, entiendo que tiene mayor relevancia decir “soy productor musical” que “soy técnico de sonido”, el trabajo del técnico está claro, el de productor al ser algo tan “exótico” y poco definido, puede dar la sensación de ser algo más grande e importante, cuando las dos figuras siempre han tenido que ir muy cogidas de la mano, cada figura es relevante en su cometido y los dos son vitales para el buen puerto de un trabajo.

En el mundo del sonido, creo que ya esta aceptada esta terminología nueva o suplantación de identidad, ahora no se estudia sonido, se estudia “Producción”, sin tener mayor incidencia que un cambio de nombre.

En cambio en el mundo de los músicos, este concepto no esta asimilado, y cuando piensan en un productor para sus canciones no piensan concretamente en “su sonido”, el gremio de músicos está un poco confuso, ellos buscan a un productor para llevar a buen puerto sus canciónes y sus inquietudes artísticas, alguien que pueda sacar el máximo problecho de su potencial artístico/musical, como comente en el libro “Claves, Errores y Soluciones para mejorar tu Música”, el sonido es algo secundario en una producción artística musical, lo importante es la música, y la encargada de trasmitir las emociones es ella mediante el sonido, una vez pasada esta primera etapa es donde comienza a tener relevancia casi absoluta el sonido, a la hora de grabar y reproducir esa obra artística.

Podría citar a varios productores como Quincy Jones, Desmond Child, etc… con una simple búsqueda en la wikipedia podemos observar sus trabajos y trayectorias, veremos que se habla de su labor como músicos y compositores, y no como técnico de sonido (lo cual no implica que sepan), en la llamada Cadena de Calidad de una Grabación, el eslabón más debil tiene mayor relevancia que el más fuerte, y realiza una función de “techo” y límite de calidad, normalmente comenzamos nuestra cadena por el amplificador/instrumento, micrófono, cables, previos, etc… primer error, el primer eslabón es la música/canción, y el siguiente los músicos. Si estamos interesados en ser un productor (artístico) y comenzar por el primer eslabón de la cadena de calidad, tendremos que orientar en primer lugar nuestro aprendizaje al mundo de la música, después podemos enriquecernos con conocimientos de sonido, el saber no ocupa lugar, solo tiempo.

Como anécdota personal, mi primera confusión de términos fue gracias a un grupo relativamente bien conocido por esta zona que se fue a grabar un disco con un “productor” de Madrid, del cual quedaron muy descontentos por el resultado. No entendía bien los motivos del desencanto, el grupo ensayaba justo al lado de mi oficina y las canciones ya las tenia “aprendidas”, en el disco están igual y las interpretaban de igual forma, estuve unos días pensando sobre este tema, como puede ser que estés en desacuerdo en algo que has creado tu mismo, hasta que me dí cuenta que esa “producción” fue en realidad un trabajo de grabación y de mezcla, la inmensa mayoría de grupos amateur cree que un productor es el graba, mezcla y sugiere cambios en el estudio, cuando en realidad tiene otro cometido.