Volumen Vs Sonoridad (1ª Parte)

La percepción del Volumen, Intensidad y Sonoridad,es una de las primeras lecciones  de un buen libro de sonido, una de las primeras asimiladas por su facilidad de comprension y a su vez, una de las primeras en “no” tener presente y “no” sacar el máximo rendimiento en una grabación o mezcla.

Una definición sobre estos términos (cortesía de wikipedia):

El volumen es la percepción subjetiva que el ser humano tiene de la potencia de un determinado sonido. La Intensidad del sonido se define como la cantidad de energía (potencia acústica) que atraviesa por segundo una superficie (a mayor potencia mayor volumen). Sin embargo, no hay que confundir volumen con Sonoridad, que es la percepción subjetiva de la intensidad.

¿Podemos explicarlo y entenderlo de otra forma?

 La Sovolumen Anoridad está íntimamente ligada con el concepto de Calidad que tenemos de una grabación o instrumento musical.

Si comparamos dos sonidos iguales al mismo volumen, aquel que tenga una mayor riqueza armónica, nos ofrecerá la sensación subjetiva de mayor profundidad, amplitud y volumen. Es la principal diferencia entre un instrumento bueno o malo: no tiene por qué sonar más fuerte una guitarra que otra, pero la sensación psicoacústica puede ser distinta, dependiendo de su riqueza armónica.

Por poner un ejemplo:una guitarra Marca Gibson, al compararla en (términos de sonido) con una imitación “barata”, tendremos al mismo volumen una sensación distinta de su “profundidad, amplitud y volumen”, el mismo caso se puede traspasar a un amplificador, batería, previo, disco, etc…

Las técnicas para crear una mayor sonoridad (aparte de la calidad de nuestra cadena de grabación), es la forma de grabar los instrumentos, y en menor medida de mezclarlos. La mezcla en sí misma, proporciona sonoridad en general, pero siempre limitada a la sonoridad en particular de los instrumentos, si están grabados con una sonoridad pobre, pocos milagros se pueden hacer.

Por desgracia, los últimos grandes avances sobre sonoridad, se realizaron en la década de los 60 con el famoso “Muro Sonico” de Phil Spector en un intento de aplicar la sonoridad de una orquesta a un grupo de Pop Rock.Desde entonces las técnicas han mejorado muy poco, o mejor dicho, se ha avanzado en esta dirección, que al fin y al cabo, es el que nos dará un sonido natural, agradable y rico. Nos ha preocupado mas la monocompatibilidad  y la relación de fases de distintas fuentes sonoras, siendo pocos los caminos que se alejan de esta dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s